Las habilidades del gerente exitoso del siglo XXI

Ricardo Hoyos

Por: Ricardo Hoyos Ballesteros

Director de la Escuela de Administración

 

Si quieres ser presidente de una compañía, la propia o de una empresa de primer nivel. Si quieres ser vicepresidente de mercadeo, comercial, de talento humano, vicepresidente financiero, o quieres ocupar una gerencia, una dirección, una jefatura de departamento, tienes que reunir muchos requisitos. Debes saber hacer un plan de mercadeo, por ejemplo, debes saber valorar una empresa, debes estar en capacidad de adquirir o realizar una fusión con empresa de la competencia, debes ser capaz de dirigir un proceso logístico integral, debes ser capaz de manejar procesos de innovación, debe saber hacer planes de marca, debes en resumen manejaban una gran cantidad de conceptos y herramientas que faciliten todo ello. La investigación de mercados la estadística la matemática financiera, la formulación y evaluación de proyectos, el muestreo, la descripción de cargos, son sólo algunos ejemplos de estas herramientas que debe manejar un profesional exitoso.

Estas herramientas, estos conceptos y estas funciones que acabo de enumerar las vas a aprender estudiando marketing o estudiando administración de empresas principalmente. Podría haber otras carreras del orden económico administrativo que te permitan alcanzar el perfil que reúne todas estas competencias o habilidades, las cuales denominamos habilidades duras. Estas competencias son las propiamente disciplinares, absolutamente necesarias para ser un gerente exitoso. Pero a pesar de que son absolutamente necesarias, no son suficientes. En una economía como la de hoy, para ser exitoso, además de dominar teorías y conceptos y además de aplicar herramientas disciplinares a la resolución de problemas reales de las empresas, es necesario tener como complemento un conjunto de habilidades blandas.

Esto me hace recordar una conversación que tuve hace poco, un exalumno mío y amigo, hoy Country en Manager de una compañía multinacional de consumo masivo. Me llamo para decirme que le recomendará un egresado para trabajar en su empresa. Mi amigo me pidió que le recomendará a una persona que tuviera un perfil parecido a otra persona que anteriormente le recomendé y que había resultado una excelente trabajadora, con mucha iniciativa, compromiso creatividad y en general con un gran aporte a los resultados de la compañía. Yo me acordé de otra exalumna de excelente nivel y se lo recomendé inmediatamente con nombre y apellidos exactos a pesar de que hace tiempo no sabía de ella.

Mi amigo me pidió que le recomendará un caballero, puesto que las dos personas que había recomendado antes eran mujeres y él quería tener un equipo equilibrado en términos de género. En ese momento se me vino a la cabeza la imagen de otro exalumno mío, muy valioso en términos de sus resultados académicos, un ‘repilo’ como diríamos hoy en día, pero lamentablemente no pude recordar su nombre. Quede preocupado por no haber sido capaz de recordar el nombre de esta persona, siendo que era un buen estudiante.

Al rato pude resolver mi inquietud, recordé que las dos niñas que había recomendado a mi amigo, además de ser excelentes académicamente, tenían otros elementos que las hacían sobresalir ampliamente. Eran muy respetuosas escuchaban las cosas que uno les decía. Cuando pedían algo lo hacían de manera amable y respetuosa, se sabían comunicar con sus compañeros, se sabían relacionar con las autoridades de la universidad y siempre hacían más allá de lo que se les pedía. Pero lo más 

característico de ellas, era la forma como se relacionaban con todas las personas de su entorno. Negociaban cada aspecto que les parecía relevante, respetaban la posición del otro, pero sabían presentar su propia posición e imponerla cuando fuera necesario, siempre sin atropellar a nadie. Sabían hablar duro, sabían exigir, no se conformaban con poco, siempre reclamaban lo mejor, cuando había un problema lo comentaban, y cuando era necesario exigían soluciones. Uno no se sentía hablando con estudiantes si no con un colega, con una persona que se puede razonar con una persona a la cual se le podía argumentar, pero también a una persona que había que escuchar que había que tratar de darle soluciones u ofrecerle oportunidades cuando era necesario.

Lo que tenían estas dos niñas, y de lo que adolecía, este estudiante, es lo que denominamos habilidades blandas. Hoy en día se habla de habilidades gerenciales, se espera que un gerente exitoso tenga al menos las siguientes: liderazgo, comunicación efectiva, orientación al logro, capacidad de trabajar en equipo, creatividad, pero especialmente inteligencia emocional e inteligencia social. La inteligencia emocional tiene que ver con la capacidad de ser gerente de sí mismo, la capacidad de manejar las emociones, la capacidad de ver siempre el lado positivo, la capacidad de sobreponerse a los problemas. , por su lado la inteligencia social tiene que ver con la manera de relacionarse con otros, sentir empatía por ellos, también generar empatía, saber escuchar, hacer una lectura apropiada del otro, tener un pensamiento incluyente, tener tolerancia y ser solidario, y buscar generar Valor para la empresa en la que se trabaja, pero también generar valor para los clientes los proveedores y la sociedad en general.

En Uniempresarial en el programa de administración de empresas y en el programa de marketing y logística nos preocupamos porque nuestros estudiantes, mientras combinan la teoría con la práctica, desarrollen los dos tipos de competencias las duras como ya dijimos relacionadas con la disciplina que estudia cada uno, y las blandas que son comunes a todo profesional éxito. En la Escuela de Administración de Uniempresarial nos preocupamos por tener egresados integrales que cuando llegan a las empresas impactan por su excelencia académica laboral pero especialmente por su calidad como personas y su calidad como líderes.

En definitiva, nuestro consejo es que en la medida en que una persona cultivada el conocimiento disciplinar debe de manera paralela identificar aquellas competencias blandas que pueden ser mejoradas y apoyarse en una universidad con experiencia y prestigio para que le ayude con esto.

¿Te gusta esta publicación? Comparte Ahora!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Uniempresarial

Uniempresarial

Fundación universitaria empresarial de la cámara de comercio de Bogotá